EFE

  • El comisario de Agricultura cree que la medida “no cuenta con un apoyo amplio”.
  • Tenía el respaldo de los países productores, principalmente los del sur, y el rechazo de los consumidores, Reino Unido y los socios del norte de Europa.
  • Presentará otra propuesta, discutida con productores, consumidores y hosteleros.

La Comisión Europea (CE) ha anunciado este jueves la retirada de su plan para prohibir las aceiteras rellenables en los restaurantes, después de que la propuesta generase una gran polémica en varios países. De esta forma, ha sido el comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, el encargado de explicar que se presentará una nueva propuesta, que será discutida con representantes de los consumidores y los hosteleros.

Quince Estados miembros, entre los que se encontraban los países productores, como España, Italia, Grecia y Portugal, habían apoyado la idea, dentro de un plan más amplio para promocionar la calidad del aceite de oliva, en una votación que se celebró la semana pasada. No obstante, ese respaldo no alcanzó la mayoría cualificada, lo que deja en manos de la CE la decisión final que, en un primer momento parecía partidaria de prohibir el uso de las aceiteras rellenables.

Sin embargo, Ciolos ha considerado que en los últimos días ha quedado claro que la medida “no cuenta con un apoyo amplio”, sobre todo entre los consumidores, Reino Unido y los socios del norte, por lo que ha “decidido retirar esta propuesta y no someterla a adopción” para reunirse “en los próximos días” con todos los actores implicados —productores, consumidores y restaurantes— y tratar de encontrar “mejores formular”.

Por su parte, el ministro español de Agricultura, Miguel Arias Cañete, destacó el pasado martes en Estrasburgo (Francia) el “impacto positivo para el sector a corto medio y largo plazo” que tendría esta prohibición, porque obligar a presentar el aceite en contenedores sellados y no rellenables, explicó, supone “más valor añadido al sector del aceite embotellado”.

En la misma línea se manifestó Ciolos, quien si bien defendió que con esta medida Bruselas pretendía “evitar el fraude” y promover la “calidad” del producto, admitió que quizás no se escuchó suficientemente a los consumidores: “Está claro que en este momento esta medida, que tiene como objetivo ayudar a los consumidores, darles mejor información y protegerlos frente a los engaños, no está formulada de una forma que permita reunir un amplio apoyo de los consumidores”.

Recent Posts

¿Qué opinas?

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search